9.9.06

HACER UN MÛMAKIL CASERO: 5ª (y última) parte.

Y por fin con este artículo llegamos a la última parte de la construcción de La Criatura. Como dije en la última entrega, "...ya nada más que le quedan detalles, como los pendones/banderas, decorar la peana, retocar algunas cosas en la pintura, un par de trucos para los colmillos y sus pinchos... y poco más". Empecemos entonces.

Los pendones
Al contrario de lo que mucha gente piensa, los pendones, para el caso que nos ocupa, no son señoritas de mal vivir que acostumbren a trabajar de noche. No tengo ninguna intención de convertir al mumak en un harén ambulante ni nada parecido, aunque pensándolo bien, si los Haradrim son tribus nómadas...


En fin, que lo llameis banderas, banderolas etc. Las mías son claramente de papel. He demostrado en muchas ocasiones a lo largo de mi corta experiencia que soy nefasto para pintar banderas y motivos heráldicos, y respeto (y admiro) muchísimo a aquellos aficionados a esto que realizan auténticas obras de arte pintando esas telas y consiguiendo ese efecto tan dinámico. Lo que yo hago es buscar la bandera que quiero en la red, imprimirla con la impresora al tamaño correcto y con la mayor calidad posible, y después de ponerla en la miniatura y darle la capa de cola y el efecto ondulado del viento, le doy unos toques de pintura, para realzar luces en algunas zonas, o retocar los bordes que al ser de papel recortado, suelen quedar blancos. Todo muy simple.

Os dejo aquí los estandartes para vuestro uso personal. Los descargué de la web de GW. En el mismo pliego vienen para Harad y Dol Amroth.



La peana
Vayamos con la base y su decoración. Si amigos, esa famosa base que son 2 cds rallados y pegados entre si. Estuve echándole un larguísimo vistazo a las distintas fotos que aparecían en la web de la Guerra del Anillo (link a la derecha) de la guía de pintura que tienen concretamente para la peana del Mumak. He leido por ahí que los jinetes de rohan que representan caidos son en realidad los hermanos Perry... bien mirado parece que hay uno sin brazo...



Bueno, da igual, el caso es que la peana esta decorada con una textura de tierra, llena de huellas de caballos, con varios rohirrim tirados en el suelo, asi como sus caballos. Y hombre, mirando lo que se veía por el suelo de los Campos de Pelennor, esta claro que yo tenía que poner algo parecido. Miré mis miniaturas y me di cuenta de que solo tengo 3 jinetes rohirrim de una caja que compré a medias con un colega. No era plan de perder ninguno para decorar esto, asi que compré en una tienda de 20 duros (aun se llaman asi?) unos caballitos que se correspondían bastante con la escala, pero muy feos los jodíos, y con muy poco detalle. Pegué dos de ellos en la base. Las patas de los caballitos tenían posicion de estar trotando, asi que se las corté y las conversioné para que tuvieran el aspecto de caidos, o tumbados en el suelo.


Con respecto a las figuras, pillé un orco de Mordor, un soldado de Minas Tirith y un pequeño goblin nocturno de Warhammer Fantasy (que esta fuera de contexto, pero me hizo gracia). Los coloqué al gusto y en posiciones de lo más peregrinas. Como detalle, destrozé el orco de Mordor con unos alicates, como si tuviera las tripas desparramadas por el suelo, dando la sensación de haber sido pisado por el mumak (lo siento, me gusta el gore). Para el Mumak no hay bandos que valgan: o vas montado en él, o estas muerto.


Como toque final puse algunas espadas y escudos sueltos de mi socorrida caja de restos, asi como del mismo modo coloqué bajo una de las patas del bicho un estandarte de Rohan que ha pisado y ha quedado roto, de este modo refuerzo la idea del Olifante, azote de los Rohirrim. Tambien para mostrar que se lleva por delante lo que sea, coloqué una ramita con forma curiosa a modo de árbol caido a uno de los lados.


Trucos para los colmillos
En los colmillos, un truco simple y que da un buen efecto es darles mucho brillo. Al principio no parece una buena idea, pero el resultado es muy bueno, por el contraste que se produce entre la piel quebradiza del animal y lo suave del marfil. Este brillo lo puedes conseguir dándole varias capas de barniz brillante después de haberlos pintado.


Los pinchos o estacas de madera que llevan atados algunos mumak al extremo curvado de sus colmillos se hacen de una forma facil tambien. Son puntas de palillos de dientes pegadas caóticamente en torno al colmillo desnudo. Yo quise darle más presencia creando dos bolas de masilla de las que salían los pinchos; es un invento personal y me parece mucho más heavy. Ambas bolas las uní con una cadena que en su día fue una pulsera de una Barbie de mi hermana (sin comentarios).

Y bien, señores, este gran proyecto ha terminado. Llegaron a mi academia siendo guarjameros del montón y salen siendo expertos del modelismo con miniaturas, del ahorro económico, de la transformación de su entorno visible, del aprovechamiento de las cosas inútiles más comunes... Sientanse orgullosos de salir al mundo siendo la vanguardia de los adalides del pincel seco, y llenen sus mesas de batalla de Olifantes diferentes made in casa.

Saludos, y a hacer conversiones!


Estadisticas de visitas