4.9.06

HACER UN MÛMAKIL CASERO: 2ª parte



Volvemos con el Mûmak, pero antes de continuar, recapitulemos lo último que dijimos en la 1ª parte de este proyecto:

1- Compramos un elefante de juguete, de una escala similar al mûmak de games workshop. El mío en concreto mide 11 cm de altura y 14 cm de la cabeza hasta el culo.

2- Modelar los colmillos y la frente con cualquier masilla de modelismo.

3- Cortar parte de las orejas.

Ahora nos vamos a centrar en la estructura de la cesta. La zona central que va sobre el lomo del animal es una estructura torreada de 3 pisos, que disminuyen su tamaño de forma ascendente. Mi padre siempre que pasaba por mi habitación y lo veía, me decía que parecía una "tarta de bodas", y es una buena forma de definirlo para que se comprenda facilmente. Efectivamente parece una tarta de tres pisos. Para referirme a ellos los llamaré Grande, Mediano y Pequeño.

Los pisos Grande y Mediano los realicé en carton de caja de leche, del típico tetrabrick. Es un cartón fino pero tremendamente resistente, que ya había usado anteriormente en la ballesta de asedio. Los recorté como base para los pisos, con forma hexagonal, donde el piso Mediano es bastante regular, y el piso Grande es similar a un barco. Tanto el piso Grande y el Mediano deben de unirse mediante 6 palillos de dientes redondos (uno por cada esquina) y pegar sus extremos a las bases con pegamento de contacto, llámale superglue, loctite, lo que quieras, (el mío se llama Superman).

Por simple observación, me di cuenta de que con la estructura ya hecha sobre el lomo del elefante, con la columna vertebral en medio, se caía hacia el lado. Investigué y supe que en los borriquitos y demás animales de carga, se ponen dos guías de madera a los lados del lomo. Yo las hice también, con dos palillos de comer comida china.

A continuación viene una parte un poco jodida. Tenemos que construir dos plataformas pentagonales de cartón de leche también, para los costados del animal. Deben de ser lo suficientemente grandes como para albergar una miniatura, y yo lo hice probando hasta que quedó bien. Son lo que me gusta llamar "nidos de arqueros". 3 de las aristas de esos pequeños pentágonos de cartón las uní a 3 palillos de dientes redondos, y até las 3 con un hilo blanco en su otro extremo, para darle cohesión a las pequeñas estructuras. Espero que se vea todo bien en las fotografías.

Y este es el fin de esta 2ª parte. Dejad todo secar, que la siguiente entrega tratará sobre el pintado del Olifante.



Estadisticas de visitas